Science is a way of thinking much more than it is a body of knowledge

(La ciencia es una forma de pensar, más que simple conocimiento) 
Carl Sagan

Hace poco que esta fantástica cita de mi idolatrado Carl Sagan se ha convertido en algo así como mi eslogan (básicamente, la primera frase que utilizo cada vez que tengo que escribir una carta de motivación… una cita de Sagan siempre queda muy cool de introducción, no me digas que no).

Pero lo importante aquí no es quedar cool para ganar una beca, sino que la frasecita ilustra a la perfección la filosofía de Be sapiens. Si bien la temática del blog es básicamente sobre nutrición y ciencia, mi objetivo último es realmente ese: ser crítica. Y más importante aún: ¡que tú también lo seas! Quiero que te enamores de la ciencia conmigo (y de Carl Sagan ya de paso…) y que uses ese pensamiento crítico en tu vida diaria, cuando escuchas los debates de La Sexta, cuando compras bifidus para ir bien al baño y cuando usas frenadol para frenar el resfriado.

En definitiva… Be Sapiens

¿Todavía no sabes qué significa eso?

 

Empieza aquí:

La dualidad sapiens
Estos son los dos mandamientos que abrazarás conmigo cuando seas un asiduo lector del blog. ¡Porque ya sé que vas a serlo! 😀 

1. Cuerpo funcional
Porque eres un ser vivo, eucariota, animal, cordado, vertebrado, mamífero y homínido.

Dime, ¿Cuál es tu concepto de salud?

A lo largo de mi vida me he encontrado con todo tipo de “sinsentidos” (no sé cómo llamarlo). Personas delgadas que se atiborran a comida basura porque “tienen la suerte de no engordar” (vaya… yo misma era una de ellas); personas que dicen estar sanas porque “tienen bien sus análisis de sangre”; personas que “se encuentran bien” a pesar de las alergias, resfriados o decaimiento constante. ¿A eso llamas tener salud?

Cuando estás sano, tu cuerpo es una compleja y maravillosa máquina que funciona a la perfección. ¿Qué significa esto? Muchas cosas. Significa que deberías tener energía y motivación, poder mover el culo del sofá a diario sin esfuerzo. Significa poder usar tu cuerpo, poder esprintar más de dos metros, coger peso sin herniarte (¡qué menos que tu propio peso corporal!) y tocarte las puntas de los pies con las manos estando de pie si te da la gana. Significa sentirte a gusto, que tu vientre no se infle con cada comida y que tus rodillas no te alerten del mal tiempo.

Un cuerpo con salud es un cuerpo funcional
Un cuerpo funcional es un cuerpo que funciona.

Genes homínidos

Cuando queremos entender las necesidades nutricionales de cualquier animal, solemos observar su comportamiento en la naturaleza. Podríamos fijarnos en sus costumbres, sus ritmos biológicos, la frecuencia con la que se alimenta. Veríamos qué clase de alimentos ingiere, si es herbívoro o carnívoro, si tiene especial interés en un alimento concreto o si es oportunista. Podríamos determinar entonces los porcentajes de macronutrientes de su dieta en estado natural, e incluso podríamos estimar sus micronutrientes y necesidades específicas.

Me surge la duda de si esta película que se ha montado nuestra especie es o no nuestro entorno natural. ¿Nos hemos adaptado a trabajar 8 horas (o más) al día? ¿nos hemos adaptado a la ingesta de cereales desde la revolución agrícola? ¿Y los lácteos? ¿Y el azúcar? Quizás nuestro cuerpo espera estar expuesto a las inclemencias del tiempo, a los predadores, a periodos de escasez y abundancia de alimentos. Quizás estemos adaptados a una dieta paleolítica

Pero tampoco quiero confundirte, no eres un mono. A pesar de que compartas casi el 99% de tu ADN con los chimpancés, ese 1% es muy, MUY importante. Eres muy diferente a un chimpancé, y muy diferente a un homo erectus. Eres sapiens. El enfoque evolutivo está muy bien como punto de partida, pero no vale todo. El ser humano SIGUE EVOLUCIONANDO y por supuesto que pueden verse adaptaciones muy importantes en 10.000 años.

Entonces, ¿estamos adaptados a comer cereales, lácteos y legumbres? Como toda buena respuesta, depende…

2. Mente sapiens

Porque eres un bicho inteligente, racional y científico, pero también creativo, curioso y artístico

Construye tu conocimiento

En Be sapiens, te presento a tu fiel compañero de viaje: tu cuerpo. Conocer su biología y su funcionamiento no debería dejarse exclusivamente a los médicos, básicamente porque uno suele acudir a ellos cuando YA ESTÁ ENFERMO, dejando la prevención en manos de la sabiduría popular y las revistas de fitness.

Por supuesto, no estoy diciendo que escapes de los médicos ni que puedan sustituirse por nadie. No. Pero su función es la que es: de soporte, de consulta, de ayuda. Nunca de responsabilidad. Tú eres el propio responsable de tu salud, no tu médico (a no ser, claro, que te esté operando a corazón abierto ;P).
Y para poder serlo, necesitas conocimientos. Nadie puede tomar decisiones siendo ignorante. El conocimiento es libertad: necesitas SABER para tener la libertad de ELEGIR POR TI MISMO. Piensa en las vacunas, por ejemplo. ¿Cómo vas a decidir si vacunar o no a tus hijos si no tienes ni idea sobre sus consecuencias? ¿Sabes por qué son necesarias? ¿Has escuchado al bando contrario (los que se oponen a vacunar)? ¿Sabes rebatir sus argumentos?

Tú eres responsable de la información que metes en tu cabeza. Tú construyes tu conocimiento -no sólo en temas de salud, sino en cualquier aspecto de la vida: política, religión, ciencia, ética-.

Debes conocer, para poder tomar mejores decisiones; y que no las tomen otros por ti.

Sé un científico

Pero el problema va más allá. Por desgracia, la mayoría de información está sesgada: nuestras ideas parten de la experiencia y de lo que escuchamos a la mayoría de la sociedad; prestamos más atención a la información que reafirma esas ideas, rechazamos automáticamente la visión contraria; confiamos en los medios de comunicación, leemos artículos “científicos” que han sido malinterpretados, o basados en estudios mal diseñados; cometemos sesgos de razonamiento, no cuestionamos a los expertos (médicos, nutricionistas, profesores)…

¿De verdad crees que piensas por ti mismo?

Cuanto más crítico seas, y cuanto más abierto estés a cambiar de opinión en lugar de tener ideas fijas, más cerca estarás de pensar por ti mismo. Tus ideas deben ser tuyas, y no impuestas.

¿Cómo conseguir esto? Sé un científico. No hace falta hacer experimentos y meterse en un laboratorio para eso, ya tienes todo lo necesario: tu cerebro. Eres sapiens por algo, tienes la capacidad de ser crítico y de utilizar el pensamiento científico. Es cierto que esto requiere aprendizaje y un poco de práctica, y es indignante ver cómo la educación todavía se centra en los “conocimientos”, en lugar de aprender a pensar: el arma más poderosa contra una sociedad alienada.

ENGÁNCHATE A BE SAPIENS
…y a la vida sana
 

Suscríbete y descarga gratis:

 + 7desayunos sapiens: recetario con información nutricional sobre los alimentos
+ Guía para derrotar dragones: por si estás intentando cambiar tu estilo de vida, este es un libro de 20pg de introducción a la psicología de modificación de la conducta, para ayudarte a lograr tus objetivos de cambio. 

¡Engánchate :D!

                

¡COMPARTE!